Excusas perdonables

El tiempo pasa y esto no se actualiza solo.  Como excusa perdonable tengo al pequeño saquito ocupando todo mi tiempo. Si bien el otro tiempo para el trabajo y más para vivir se trata.

– Cuando el mundo esté bien hecho -dijo don Lotario mientras le quitaba la uña al dedo de un percebe- viviremos casi  exclusivamente de la mar. Porque en ella hay companajes y riquezas para todos. El mar está sin explorar. A los hombres les da miedo y sólo aprovechan las playas y cuatro pescaícos de nada.

Jiménez sin dejar de comer y beber, se rió y movió afirmativamente la cabeza.
– Es verdad -comentó- en la tierra hay poca cosa y cuenta mucho trabajo conseguirla.
– Entonces usted, don Lotario, cree que la tierra ya está muy vista.
– Vistísima, Manuel. Más percebes, por favor.
————–< Las hermanas coloradas.  Francisco García Pavón >———————-

..

..

..

Plymouth Savoy, registered to Maryland for 1961.

 

Posted by admin, filed under Rockabilly. Date: mayo 26, 2015, 11:08 am | Comentarios desactivados en Excusas perdonables

Comments are closed.